“Transparencia y Participación Democrática vs Corrupción” 2

>>“Transparencia y Participación Democrática vs Corrupción” 2

Transparencia

Las preguntas claves que surgen, entre otras  son ¿cómo vamos a lograr alcanzar el objetivo de mejorar la transparencia para el 2030? ¿Qué es lo que tiene que cambiar? ¿Cómo mejoramos los sistemas democráticos representativos? ¿Qué mecanismos podemos instrumentar? ¿Cómo aprovechamos las nuevas tecnologías para la participación ciudadana y el acceso a la información sensible y necesaria para ejercer el control ciudadano sobre los bienes públicos?

Muchos esperan grandes soluciones, nueva normativa internacional, cambios en los gobiernos centrales, mayor independencia del sistema judicial. Todas son válidas aunque hasta ahora no han sido suficientemente eficaces, por eso desde la Economía del Bien Común, proponemos darle a los municipios y las comunas un mayor protagonismo en este siglo XXI. Un mayor desarrollo y participación de la sociedad civil en la toma de decisiones de cada comunidad. Como una vuelta a la polis griega pero sin sectores o voces excluidas.

Proponemos mecanismos de mayor participación popular y transparencia, pero además ofrecemos a los gobiernos municipales una herramienta de gestión democrática que permita medir y mejorar el desempeño respecto de estos objetivos y por ende mejorarlo.

Es imperioso que los políticos escuchen la voz popular que clama por cambios y no esperen a que, frente al hartazgo y el desencanto, la ciudadanía se movilice públicamente para pedir sus renuncias.

Desde la Economía del Bien Común sugerimos utilizar “La Matriz del Bien Común para Municipios”. Una matriz de doble entrada que nos permite cruzar este valor “Participación Democrática y Transparencia”, central para el sistema democrático, con todos los grupos de contacto de la comuna.

Podemos observar en la matriz qué aspectos relevantes se miden, por ejemplo, cuando cruzamos Proveedores (fila 1) con Transparencia (columna 5), vemos el criterio A5 Gestión transparente de los suministros. Gestión de compra ajustada a la legislación.

Otro ejemplo es el criterio D5, que cruza el Grupo de Contacto “Ciudadanos” con el valor Transparencia y mide el “Aumento de los estándares de transparencia municipal y fomentar la participación ciudadana”.

La medición del nivel de cumplimiento de los criterios conlleva a la utilización de “Indicadores” que deberán confeccionarse con participación democrática, y estarán sujetos a auditorías independientes.
La Democracia Representativa necesita ampliarse a una Democracia Deliberativa, como bien lo expresa el Sociólogo y Filósofo Alemán, Jürgen Habermas. Nuevos mecanismos de ejercicio de la soberanía que amplíen los canales de participación y nos garanticen mayor transparencia y confianza.
Las propuestas de la Economía del Bien Común, seguramente perfectibles a través de la participación popular,  y factibles de enriquecerse con otras propuestas, aparecen en este escenario, claramente, como una alternativa mucho mejor que la simple queja, la protesta callejera o la temible resignación que paraliza a los ciudadanos.

Referencias:

2017-07-20T16:24:10+00:00