Hagamos memoria. Allá por septiembre de 2015, 193 países se comprometieron con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y su cumplimiento para el año 2030. Esos objetivos perseguían, igual que ahora, la igualdad entre las personas, proteger el planeta y asegurar la prosperidad como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. Algo así como un contrato global para no dejar a nadie atrás, para transitar hacia un modelo económico, social y medioambiental más justo.

En junio de 2018, España aprobó su propio Plan de Acción para la implementación de la Agenda 2030, en cuya elaboración participaron todos los Departamentos Ministeriales, así como las Comunidades Autónomas, las Entidades Locales y organizaciones representativas de todo el espectro de actores sociales y económicos del país. Desde entonces, y gracias muy especialmente al impulso de los movimientos que trabajan por el Bien Común y las Nuevas Economías, se han empezado a dar pasos para su aplicación.

Y así hemos llegado a septiembre de 2019. Y ya hay una primera valoración de resultados, gracias al Informe de progreso de la implementación de la Agenda 2030 en España. Reconocemos que el nivel de ejecución no es tan elevado ni ágil como nos gustaría, pero valoramos cada pequeño paso dado y seguiremos contribuyendo con el entusiasmo de siempre en alianza con el resto de entidades y organizaciones comprometidas con un modelo al servicio de las personas y el planeta.

Todo el informe aquí 👉 Progreso de la Agenda 2030

¡Salud y bien común!