La lucha contra el coronavirus nos ha empujado al confinamiento, pero no nos ha parado. Necesitamos seguir trabajando, aprendiendo, cuidándonos. Y para conseguirlo debemos reorganizarnos, recurriendo más que nunca a las relaciones telemáticas, siendo resilientes, flexibles e innovadores. Es lo que hemos hecho desde BIKO para mantener vivas las escuelas de participación ciudadana que gestionamos como Secretaría Técnica. Nos encantan las distancias cortas, el ambiente tan enriquecedor que se genera cuando un grupo de personas comprometidas se junta para formarse, debatir e implicarse en la gestión pública, pero lo fundamental es seguir construyendo. Si es preciso, con una pantalla de por medio.

La solución no ha sido la ideal. La reacción sí, tanto de quienes colaboran con BIKO en la organización de estos proyectos como de quienes participan en ellos. Añana open eskola y Tolosatzen Eskola Irekia siguen adelante en estas semanas de incertidumbre respetando o readaptando la agenda con actividades online que respondan de verdad a las necesidades marcadas por los municipios. Desafortunadamente, en el caso de HEI-Escuela Abierta de la Ciudadanía de Vitoria-Gasteiz, las últimas medidas administrativas adoptadas desde el Ayuntamiento para frenar la curva han obligado a suspender las alternativas telemáticas en las que ya estábamos trabajando.

En Añana y Tolosa, hemos empezado la reinvención con los cursos de escucha activa y empatía que ya estaban previstos en formato online. Y hemos agotado las plazas. Mientras, seguimos haciendo llamadas y tormentas de ideas para ofrecer una programación lo más provechosa, práctica e interesante posible. De todo ello os mantendremos informados a través de las redes sociales y de la web.

Este momento inédito que vivimos está promoviendo la solidaridad y demostrando que con pequeños gestos y espíritu comunitario podemos conseguir grandes cosas. Por eso es tan importante seguir levantando los cimientos de las escuelas de participación ciudadana. Porque una población instruida e implicada, junto con una administración cercana y transparente, ayuda a construir ciudades y pueblos más cohesionados, democráticos, felices y preparados para los desafíos del nuevo siglo.

¡Seguimos! ¡Salud!