Nadie dijo que ser feliz fuera fácil

>>Nadie dijo que ser feliz fuera fácil

Inicio este post con la necesidad de soltar lastre. Ese lastre que la sociedad actual va colgando de tu mochila como si  fuera una tasa a satisfacer por el mero hecho de pertenecer y estar inmerso dentro del “sistema”.

Antes de continuar debo aclarar que cuando hablo de la sociedad, hablo de cada uno de nosotros. Los que me conocéis o seguís ya sabéis que todo lo reduzco a la unidad mínima que es la persona creyendo que la solución a la mayoría de los males forzosamente debe pasar por el análisis de la persona. Al lío…

http://www.taringa.net/post/salud-bienestar/17822751/Que-es-la-Felicidad.html
Desde hace más de dos años estoy inmerso en el movimiento de la Economía del Bien Común (EBC). Es una propuesta para un nuevo sistema económico basado en las personas y para las personas, más social y que propone entre otras cosas que las organizaciones incorporen un Balance Social y Medioambiental en su estrategia.
El movimiento de la EBC es una propuesta que se apoya en el voluntariado y todos los que lo integramos comenzamos por trabajar en él, invirtiendo las horas que buenamente podemos dedicar, muchas veces “robándolas” al tiempo de conciliación tanto personal como familiar.

Hasta aquí todo es normal y lógico. Pero ¿qué sucede cuando a algunos no nos es suficiente invertir “solamente” esas horas y pensamos que podemos trabajar más tiempo y de una forma más integrada para que la sociedad prospere? ¿Qué sucede cuando pensamos que nuestro conocimiento ganado a través de muchos años de experiencia, lo podemos poner al servicio del Bien Común y hacer que nuestro voluntariado se transforme convirtiéndose en militancia “full time”, en MILITANCIA SOSTENIBLE? Pues que desgraciadamente hay personas que creen que esto se hace para medrar, para “sacar tajada” aprovechando el tirón.
Sabido es que la pérdida de valores resulta cada día más acusada, que la corrupción, el egoísmo, el interés propio ante el colectivo, el afán de lucro, etc., ganan puestos ante valores tan positivos como el altruismo, la cooperación, la solidaridad, el compartir, etc. Con todo esto lo más triste es que estamos llegando a un punto en el que hasta las personas que integran movimientos como el nuestro hacia el Bien Común, ven fantasmas donde no los hay y piensan que si alguien hace algo en ese sentido, es por interés exclusivamente personal, por medrar o por sacar partido de una situación. La perversidad del sistema hace que sospechemos “per sé” incluso entre los que pensamos distinto.
Pese a todo ello apuesto por mantener mi conciencia tranquila y precisamente por eso, quiero seguir donde estoy, en BIKOnsulting. Militando en el Bien Común, ayudando a las organizaciones (a las personas) a encontrar el camino hacia la coherencia en todos sus actos y haciendo que el traje que me ponga todas las mañanas me sirva para pasar el día entero vestido con él y no tener que cambiármelo según sea el momento o la dedicación.
Si hago esto y a la vez puedo hacer sostenible económicamente mi labor estoy haciendo lo que pido que otros hagan en sus organizaciones. No es nada fácil os lo aseguro, cuesta muchísimo sacar la cabeza, pero “nadie dijo que fuera fácil”. Lo que también sé es que esto me hace feliz y da coherencia a mi vida, entre otras cosas porque estoy predicando con el ejemplo.
Autor: Javier Goikoetxea – Consultor Organizaciones por el Bien Común.

2015-01-30T17:49:00+00:00