“Transparencia y Participación Democrática vs Corrupción” Parte 1

>>“Transparencia y Participación Democrática vs Corrupción” Parte 1

Transparencia

Transparencia y Participación Democrática, uno de los 5 valores fundamentales que la Economía del Bien Común propone impulsar y medir en los municipios, para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Creo que todos podemos coincidir que la corrupción socava la democracia y el estado de derecho, lleva a violaciones de los derechos humanos, distorsiona los mercados, erosiona la calidad de vida y permite que prosperen el crimen organizado, el terrorismo y otras amenazas a la seguridad humana.

De los 17 Objetivos de Desarrollo Sustentable de la ONU, encontramos que el número 16, relativo a “Paz, Justicia e Instituciones Sólidas”, plantea entre sus metas para 2030:

  • Reducir de manera significativa las corrientes financieras y de armas ilícitas, fortalecer la recuperación y devolución de bienes robados y luchar contra todas las formas de delincuencia organizada.
  • Reducir sustancialmente la corrupción y el soborno en todas sus formas
  • Crear instituciones eficaces, responsables y transparentes a todos los niveles.
  • Garantizar la adopción de decisiones inclusivas, participativas y representativas que respondan a las necesidades a todos los niveles.

Pero el último informe de la organización Transparencia Internacional  señala que, a pesar de los avances en 2015, la corrupción sigue siendo un flagelo que hace perder un billón de dólares a las naciones en el planeta.

Según Transparencia Internacional, Argentina se encuentra entre los países más corruptos del mundo, junto a Ecuador, Costa de Marfil y Bielorrusia.

Por otro lado, entre los países con menos percepción de corrupción, además de Dinamarca, se encuentra Finlandia, Suecia, Nueva Zelanda, Holanda, Noruega, Suiza, Singapur, Canadá y Alemania.

Los países en las primeras posiciones presentan características comunes que son clave: altos niveles de libertad de prensa; acceso a información sobre presupuestos que permite al público saber de dónde procede el dinero y cómo se gasta; altos niveles de integridad entre quienes ocupan cargos públicos; y un poder judicial que no distingue entre ricos y pobres, y que es verdaderamente independiente de otros sectores del gobierno.

El miércoles 27 de enero último la organización publicó el mapa mundial de corrupción, en el que Argentina quedó en el puesto 107 del ranking mundial que cada año realiza Transparencia Internacional. En la región, sólo Venezuela y Paraguay obtuvieron peor calificación.

No hay duda que la corrupción afecta la calidad de vida de la gente y ver el mapa mundial tendría que llamarnos a una reflexión profunda. En América Latina sólo Uruguay y Chile muestran niveles más bajos de corrupción. Deberíamos, en mi opinión, cuestionarnos acerca de la eficacia de los mecanismos para mejorar la transparencia que se han instrumentado hasta ahora.

La ciudadanía se moviliza en contra de la corrupción y, entiendo que eso demuestra la necesidad existente de mejorar las herramientas de participación ciudadana, capaces de garantizar una mayor transparencia.

Ejemplos recientes son los de Guatemala, donde las movilizaciones populares provocaron la caída de un gobierno corrupto y el más reciente de Brasil, donde tras el impresionante escándalo de la empresa Petrobras,  millones de personas piden la renuncia de los integrantes del gobierno. El escándalo involucra a los integrantes del actual gobierno, del anterior y una enorme lista de políticos de todos los partidos. Sin lugar a dudas una terrible desilusión e indignación colma a la ciudadanía brasileña y trae repercusión en el resto de Latinoamérica.

En Argentina, y tras el cambio de gobierno el último 10 de diciembre, se han activado los juicios y denuncias de corrupción que existían contra el gobierno anterior. Vemos perplejos vídeos en “financieras clandestinas” donde se cuentan billetes provenientes de sobreprecios en obra pública, para luego ser lavados en el sistema legal o transportados clandestinamente a paraísos fiscales. Las nuevas autoridades del organismo de fiscalización tributaria, presentan denuncias de retención indebida de impuestos por cifras millonarias a empresarios que crecieron bajo el calor del poder gubernamental. Los ex funcionarios no pueden justificar su increíble enriquecimiento patrimonial. Los casos de corrupción ya no son sucesos aislados entre los integrantes de los gobiernos, sino que éstos aparecen como verdaderas “bandas organizadas”. Ahora el caso “Panamá Papers” nos explota en la cara mostrándonos que la codicia, la mentira y la desvergüenza de los líderes políticos y empresarios de todo el mundo, no tienen límites.

Referencias:

  • ODS: http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/peace-justice/
  • Portafolio Global CNN: El Flagelo De Corrupción Según Transparencia Internacional – Enero 27, 2016: https://www.youtube.com/watch?v=mZKgZWYxbzY
  • http://www.elintransigente.com/politica/2016/1/27/argentina-entre-paises-corruptos-mundo-segun-transparencia-internacional-365305.html
  • Protestas en Brasil.Los manifestantes marchan contra la corrupción y el paro económico. http://elpais.com/tag/c/3d6d87791150b35b307968be755da44f/
2017-07-20T16:25:29+00:00